Dinamómetro casero

Antes de comenzar con la construcción del dinamómetro casero propiamente dicha, conviene aclarar que un dinamómetro no es otra cosa que un artilugio diseñado para medir fuerzas o pesar objetos. Dicho invento se basa en la ley de Hooke que relaciona la elongación que se produce en un resorte con la fuerza vertical, es decir, el peso que colgaremos de él.

A pesar de que un dinamómetro es un instrumento de medición, y por ello requiere de gran precisión al fabricarlo, vamos a dar las pautas para su construcción, las cuales, pasan por ser bastante sencillas y asequibles para todo el mundo.

Materiales necesarios para la construcción de un dinamómetro casero

El primer paso para la construcción de nuestro dinamómetro casero es hacerse con un muelle que cumpla dos con dos premisas básicas y fundamentales. Son condiciones necesarias. Si no cumple algunas de ellas, no serviría.

Por un lado, que no tenga un comportamiento plástico, es decir, que una vez se deje de aplicar una fuerza vertical sobre él, la posición de retorno de dicho muelle sea exactamente la misma que su posición original. Si no conseguimos esto deberemos desechar el muelle ya que no nos arrojaría mediciones correctas. Por otro lado, y no menos importante, el muelle que vayamos a utilizar deberá ser lo suficientemente elástico como para medir las fuerzas que vaya a aplicar sobre él. De lo contrario, y al igual que antes, tampoco conseguiríamos fiables.

dinamometro-casero

dinamometro-casero

Una vez tengamos hayamos seleccionado nuestro muelle cumpliendo las especificaciones anteriores, debemos marcar un punto cuando éste esté en reposo. O lo que es lo mismo, cuando no exista ninguna fuerza aplicándose sobre él. A continuación, colgaremos de él un objeto con una masa conocida, por ejemplo 100 gramos. El siguiente paso será realizar una marca sobre el muelle en el punto hasta donde éste se haya estirado. Retiramos el muelle y pasamos a realizar una segunda medición.

La segunda medición, y última como ahora veremos, se realizará con un objeto cuya masa sea distinta a la anterior aunque, para facilitarnos el trabajo, recomendamos que sea la mitad. En nuestro caso 50 gramos sería lo ideal. De nuevo realizaremos una nueva marca en el lugar hasta donde el muelle se haya estirado.

La importancia del dinamómetro como aparato de medida

En este punto, y si tenemos en cuenta que la ley de Hook anteriormente mencionada, que afirma que la elongación del muelle es lineal, podremos hacer cuantas marcas como queramos a lo largo del muelle indicando a qué peso corresponde cada una de ellas. Ni que decir tiene que en las sucesivas marcas no es necesario colgar ningún objeto ya que estamos ante una escala completamente lineal.

Una vez hayamos construido nuestro dinamómetro casero, y en función de las masas que necesitemos pesar, por ejemplo para nuestro experimentos, podremos construir una gran variedad de ellos con el objetivo de tener un gran abanico de aparatos de medida. Un abanico de artilugios que, a pesar de su sencillez, por el hecho de basarse en una ley física irrefutable, nos servirá para fabricar dispositivos de gran precisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>